domingo, 15 de julio de 2012

Las Chicas de Alambre.

  Tal y como os prometí en una entrada del reto 30 días 30 libros, publico esta reseña. Es un libro de Jordi Sierra i Fabra, un autor magnífico, al que admiro y al que me gustaría llegar a parecerme.
  El título me pareció original, muy bonito y intrigador. La portada me pareció un poco sosa, por lo que al principio no iba a leerlo, pero el aburrimiento me pudo y lo leí, y la verdad es que no me arrepiento.
  No es un tocho de libro, sino que es cortito, de 216 páginas (vale, no es precisamente cortito, pero no se hace muy pesado). Lo leí hace dos años aproximadamente, así que no recuerdo exactamente en cuánto tiempo lo leí, pero calculo que en cinco días ya lo tenía terminado.
  Éste libro me lo recomendó mi tía, (la misma que me recomendo leer Harry Potter) y tengo mucho que agradecerle.
   La lectura me pareció muy enigmática, preciosa. Como he dicho ya anteriormente, los libros de Jordi Sierra i Fabra reflejan la sociedad tal y como es, sin crueldad y sin tapar nada. Tengo reseñados otros dos libros, ''El niño que se cayó en un agujero'', ''La modelo descalza''. Expone la sociedad al completo, y eso es lo que más me gusta de sus libros.

  Como siempre, pondré algunos fragmentos que me hayan gustado.

  -Mañana será otro día. 
  -Lo importante es estar vivos.
  -Y por eso, era más lista que el hambre. 

  Hace muchísimo que apunté estas frases, así que no recuerdo muy bien porqué me gustaron.

  ¡El resumen! En primer lugar, conocemos a Jon Boix, un periodista. Su nuevo reportaje es el de investigar el oscuro mundo de las Top Models, en concreto las ''Wire-Girls'', Las Chicas de Alambre en Español. Son tres: Vania, Jess y Cyrille. El motivo del reportaje era que en los próximos meses era el aniversario de la desaparición de Vania, y serían ya diez años sin saber su paradero. Y, la idea de volver a encontrarla era demasiado valiosa como para dejarla escapar. Entonces, Jon Boix decidió ir tras ella, buscar pistas... Hasta que descubrió su tumba. Y desde ahí desencadenó todo lo que pasó.
  Pero como no me gustan los spoliers, no os contaré el final.

  ¡¡Nos leemos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!