miércoles, 10 de septiembre de 2014

Del papel a la pantalla, memorias de una geisha.

Director: Rob Marshall

  Como habréis podido ver, he leído 'Memorias de una geisha' y la verdad es que me encantó, me enamoró, me deleitó, me... Dios. No encuentro suficientes adjetivos para describirlo todo, y por eso no quería ver la película. Las peliculas siempre quitan, cambian, decepcionan (o por lo menos desde mi punto de vista), pero como estaba en el pueblo y mis padres querían verla, acepté sin ganas.

  La película es impresionante, hatsumomo es tal y como me la había imaginado, bella pero con una nariz a lo Michael Jackson después de operarse, Chiyo con unos ojos azules preciosos... No tengo nada negativo acerca de la aparencia de los personajes, y sinceramente es la primera película que no me decepciona en cuanto al físico de éstos.

  Como ya dije, es imposible reproducir el libro palabra por palabra, pues en las películas se cuenta lo que la protagonista ve, no lo que siente. ¿Cómo se expresan los sentimientos? Y también algunos detallitos, por ejemplo cuando iban a pegar a Chiyo con la vara de madera, le echaban agua para que la ropa se pegara y que sintiera más los azotes. En la película sólo se ve que le echan agua, y ya. Cuando les expliqué a mis padres para qué era, se quedaron boquiabiertos. Cuando aparece por primera vez Calabaza, no explican el por qué de ese nombre. En el libro sí, y con toda riqueza de detalles.

  Aun así, estoy admiradísima con el trabajo que han hecho, de verdad. La historia sigue su curso normal, sin meter pasajes del libro que no tengan coherencia con lo anterior, la película no se hace pesada a pesar de que el libro no es nada corto.

  Recomiendo a todo aquel que se haya quedado con ganas de más al leer 'memorias de una geisha', que mire la película. En mi caso, la he visto dos veces. Una en español y otra en inglés. Me gustó más en inglés, no sé por qué. Quizás sea más original, más directo.

 

 

1 comentario:

  1. El libro me encantó y la peli también aunque me quede con el primero.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!