miércoles, 31 de diciembre de 2014

Gruñidos.

Nos quejamos del frio, del calor, 
de la temperatura. 
Nos quejamos del amor, del odio, 
de los sentimientos.
Nos quejamos de la luz, de la noche, 
de la iluminación. 
Nos quejamos del sol, de las sombras, 
de de los efectos de la luz. 
Todos nos quejamos de todo, 
y nadie dice nada. 
Deberíamos callarnos nada, 
y decirlo todo. 

Lástima 
que
no
sea
así. 
¿O no es una lástima?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!