lunes, 8 de diciembre de 2014

Ironía.

El hombre gana a la mujer.
La mujer gana al hombre.
El animal gana al espejo.

Y así, el pez se muerde la cola
una vez más. 

Y mientras tanto, el espejo
los humilla a todos. 

Los golpes resuenan por toda 
la casa,
ya no es un hogar
sólo son cuatro paredes 
y un tejado que ni protege.

El hombre jurando amor verdadero
la mujer, 
cansada 
herida
dolida
abatida
jurandóse denuncia verdadera.

Y el animal choca con el espejo
pensando que había más espacio
detrás de él
rompiéndolo
condenando 
a la casa, que ya no es un hogar
a siete años más de mala suerte.

Y para colmo, el cabrón
era más negro que el carbón. 

Resultó
que el espejo
ganó
a todos.

Silencio.



                                   Mo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!