martes, 23 de junio de 2015

Aprendizaje y reflexiones.

  Hoy he descubierto (desgraciadamente) dos cosas: 

  Que cuando vas por la calle muriéndote de ganas de cagar, te cagas en todo, aunque ésa no sea tu intención. Y no tienes tiempo para girarte a pedir perdón, pues tienes que llegar a tu meta antes de que lleguen otros y se lleven la banda de victoria. Y también reflexionas. Suena raro, pero reflexionas más. 

  Que la vida es un puñado de arena que se escurre de tus dedos, se va escapando y volviendo a la playa. O te bañas o te secas y te mueres. Qué pena que la arena no implique el mar. 

  Y en mis delirios me despido, mi mamá me llama para cenar y me interrumpe. 

  ¿Este es el fin de mis reflexiones...


...o el comienzo de otras nuevas?


  Habrá quien diga que estoy loca.
  Y yo digo que estoy completamente loca, loca por vivir. 

  Y la vida no es suficiente para mí. No quiero estar viva. Quiero vivir mi vida. 

  Sin límites. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!