lunes, 2 de noviembre de 2015

Alimenta a tu corazón.

  El otro día, hablando por videollamada con mis padres, me pasaron a una amiga suya, que yo conocía de toda la vida. La amiga es una mujer muy inteligente, encantadora y siempre tiene palabras para todo.

 Me preguntó qué tal iba con mi carrera, y me contó que mis padres le habían hablado de mí, que estaba estudiando mucho y que era un poquito díficil mi carrera. Me dijo:


  '' Estudia mucho, sé fuerte, alimenta a tu mente... Pero no olvides alimentar a tu corazón ''


  Cuando me dijo eso, me di cuenta de que lo había alimentado a mi corazón desde que empecé el curso. Es lo más importante y muchas veces nos olvidamos de eso. 


Mo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!