domingo, 27 de noviembre de 2016

Marcos Ana


  Buenos días:

  Hoy tenía una entrada programada, pero decidí subir esta. Muere Marcos Ana. Una noticia desagradable y triste, pues se nos va la fuerte voz de un poeta y gran escritor. Pasó encarcelado gran parte de su vida, 23 años, simplemente por sus ideas políticas y tuvo que despedir a muchos camaradas a primeras horas de la madrugada simplemente porque al día siguiente les iban a fusilar.

  No sé quién, no sé si fue Dios con su blanca mano, ni el Karma con su balanza, ni Buda con toda su tranquilidad, o si fue la genética de Marcos Ana el que quiso que sobreviviera. Sobrevivió a todos estos años de cárcel y de tortura, y no sólo eso. No solo sobrevivió, sino que también sobrevivió a muchísimos camaradas suyos, rescatando conversaciones y momentos del olvido. Escribió un libro maravilloso del que me enamoré de pequeña, 'Decidme cómo es un árbol'.

  Recuerdo incluso que escribí un pequeño texto inspirándome en el título. Podéis leerlo, lo escribí en el 2012, hace unos... 4 años.

  Marcos Ana fue una persona, a mis ojos, muy optimista y una de esas personas que realmente han dejado huella en la historia de España. Como decía Unamuno, no sólo es importante la Historia de las guerras y de las conquistas, sino que también hay que conocer la Intrahistoria, y eso es completamente verdad. Hay que conocer las intrahistorias de las personas que vivieron esa Historia que aprendemos y leemos en los libros.

  Esas historias de las personas que vivieron la Historia me parecen las más interesantes. Siempre me ha encantado escuchar testimonios reales de las personas que vivieron/vieron un suceso.

Recuerdo que cuando fui a Estados Unidos el verano pasado, conocí a un hombre que vivió el atentado a las torres gemelas y que vio a los aviones chocar contra las torres gemelas, y cuando me lo contó fui consciente por primera vez de lo grave que había sido ese suceso para los americanos. Os lo contaré en más detalle en otra entrada, y así puedo extenderme un poquito más. 
  Como decía, Marcos Ana se ha llevado una experiencia, unas vivencias, una forma de pensar, unas cosas que son imposibles de heredar mediante testamento. Precisamente esas cosas que no son permanentes como son las vivencias y las experiencias son para mí las más valiosas que hay en el mundo, pues sólo las vives una vez y tú mismo tienes que vivirlas intensamente para que perduren en el tiempo.

  Yo viví intensamente mi primera lectura de tu libro, Marcos Ana.

  Nunca habrá una primera lectura de 'decidme cómo es un árbol'

  Pero me quedaré con las sensaciones y emociones que me hiciste sentir.

  Es para mí, uno de los mejores escritores de la Historia (o intrahistoria, según cómo lo queráis ver) de la España de Franco.

Mónica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!